Menu

erbia_eta_dortoka

  

Iraupena 45′.  Adin gomendatua:  3-7 urte

Glu Glu taldeak “Erbia eta Dortoka” alegia mitikoa taulara eramango du.  Kondaira zaharrek haurrak dibertitzeaz gain, hezteko ere balio dute. Umeek primeran pasatzen duten bitartean adimena garatzen laguntzen dien istoriak dira.  Kasu honetan, lanaren, konstantziaren eta ahaleginaren garrantziaz jardungo gara.

 

Erbiak dortokari beti barre egiten dio, zergatik eta poliki ibili ohi delako, gauzak astiro egiteko ohitura duelako. Halako batean, Dortokak lasterketa egitea proposatuko dio erbiari: ea zeinek mendia azkarren gurutzatu. Erbiak pozarren onartuko du erronka.

 

Azkenean, ordea, Dortokak irabaziko du zereginean etsiko ez duelako; poliki bada ere, pausoz-pauso bidean aurrera doa beti. Erbiak, ostera, nahiago du beste gauza batzuekin dibertitu: egun osoa telefonoarekin jolasean emango du, lasterketa ahaztu eta galdu arte.

 

Erbiak eta Dortokak beste animalia askorekin topo egingo dute bidean. Denen artean, alegia klasikoa kontatzeaz gain, abesti herrikoien laguntzaz, lasterketa hau antzezlan komikoa bihurtuko dute.

 

Duración 45′.  Edad recomendada:  3-7 años

“La liebre y la tortuga”  es una de las fábulas clásicas más conocidas que lleva al teatro la compañía Glu Glu.  Las fábulas son una buena vía para entretener y educar a las niñas y los niños, mientras ayudamos a desarrollar su imaginación. En este caso hablaremos de la importancia que tienen el esfuerzo, la constancia  y el trabajo.

 

La liebre se suele reír de la tortuga, porque ésta va siempre lenta y hace las cosas muy despacito. Un día con la intención de enseñarle a la liebre, la tortuga le propone hacer una carrera: a ver quién cruza antes el monte.

La liebre aceptará el reto con un tremendo exceso de confianza. Pero la que al final ganará será la tortuga. Pasito a pasito, aunque sea lento, nunca olvida que debe seguir el camino hasta el final de la carrera. Mientras tanto, la liebre se despista constantemente pasando las horas pegada al teléfono móvil, lo que le hace olvidar el objetivo y la propia carrera.

La liebre y la tortuga en sus andanzas se encontrarán con otros animales por el camino. Entre todos ellos, además de contarnos la fábula clásica, ofrecerán canciones populares al público, que harán de esta carrera una función teatral cómica.